A las cosas por su nombre…

De mi consideración:

Cuando nos sentimos atacados, avasallados, agredidos, rogamos porque alguna autoridad aparezca y nos salve del apuro. Cuando se apoderan ilegítimamente de un lugar; cuando se explota a mujeres y/o niños; cuando somos víctimas de un robo, de un atropello, salimos en banda a pedir “justicia, justicia…” Cuando por fin aparece la autoridad, llámese policía, prefectura, gendarmería, ponemos el grito en el cielo gritando “represión, represión…” El gran Tío Coco Basile, expresaría: “no hay ayuda que nos venga bien”.

Lamento que a veces el mismo periodismo abusa de estas expresiones. Cuando aparece la policía, la prefectura, o gendarmería, NO ES REPRESIÓN, ES CONTENCIÓN!!! Y se pretende que mientras un descerebrado los amenaza o golpea con piedras o palos, éstos le lean un salmo bíblico, y le ofrezcan el otro lado de la cara. BASTA DE EUFEMISMOS!!! BASTA DE HIPOCRESÍA!!! Llamen a las cosas por su nombre!!!

 

Manuel, de mardel…