Dios no quiere que el Papa nos visite

De mi consideración:

Con motivo de viaje del Papa a Chile, hay muchos argentinos y argentinas que se quejan de que el Santo Padre no visite nuestra patria.

Yo comprendo que los que no sea creyentes se quejen, pensando en que eso le vendría muy bien a Argentina, como un motivo de publicidad. Pero los que creemos en la existencia de Dios, en realidad debemos estar contentos con que el Papa no visite nuestra patria.

Eso es una buena señal, pues nos indica que Argentina está en buenas manos y que Dios piensa que el actual gobierno no necesita del apoyo papal, para sacar el país del atraso y pobreza que hemos acumulado en estos últimos 60 años.

Pensemos que el Papa es el máximo representante de Dios en la tierra. Y lógicamente el Santo Padre, como buen embajador de Dios, obedece los deseos que seguro nuestro Padre Celestial le transmite.

Yo creo que los que deberían estar preocupados son los chilenos, pues la visita del Papa seguro que es para darles una bocanada de animo, para mitigar y afrontar los futuros problemas que tendrá su país.

Seguro que Dios ha pensado: “Para qué voy a mandarles a los argentinos mi representante en la tierra, si ellos ya están bien encaminados”.

Dios sabe lo que hace y el Papa, como es lógico, está dirigido e influenciado por los deseos de Dios. Por tanto, sólo deberemos preocuparnos el día que el Papa nos diga que visitará Argentina. Eso significará que Dios piensa que necesitamos ayuda.

Un saludo.

 

Calveto