La industria del juicio

De mi consideración:

Quiero contar la situación injusta que estoy viviendo, Es tan insólito e imposible de imaginar el accionar de ciertos funcionarios públicos, Puede pasarle a cualquiera, que quede en situación de discapacidad total y permanente, como me pasó a mí desde el 01/09/2012.

Trabajé en relación de dependencia durante casi 25 años. Entre 2010 y 2012 sufrí 2 ACV y por tener otras enfermedades graves, me otorgaron la jubilación por Invalidez Total y Permanente, no pudiendo trabajar más, ni obtener ingresos. Sufro enfermedades que no me dejan llevar una vida social normal y tengo que estar acompañado siempre por alguien de mi familia.

Pero a pesar de todos mis problemas de salud, estoy sufiriendo algo peor, desde hace más de 5 años. Hay funcionarios públicos, como algunos que trabajan para el Banco Nación Argentina, especialmente el Dr. Ernesto Naveyra, actualmente abogado apoderado de esa institución bancaria, que se cree intocable y poderoso porque trabaja en el Banco más importante del país. No respeta ninguna ley o norma, pues se aprovecha de su cargo para apretar y poner chicanas legales a quienes litigan contra el banco, o se defienden de él, para así lograr jugosos honorarios, por encima de los normales que dictaría la justicia.
En mi caso, este abogado ha violado todas las normas que me protegen como discapacitado, todos mis derechos consagrados en la Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales y hasta se da el lujo de no acatar las decisiones de la Justicia. Pone por encima sus intereses personales, a los de cualquier ciudadano como en mi caso. Estoy sufriendo aprietes con denuncias penales falsas, con amenazas permanentes de rematarme todo lo que tengo, me secuestraron mi único vehículo que tengo como discapacitado para atención de mi salud y aunque lo ordenó el juez, el 10/10/2017, no me lo devuelven, porque no se les antoja y encima permanentemente me dicen que me pueden dejar en la calle. Y lo peor es, que los jueces intervinientes no hacen nada, no sé si por amiguismo con estos personajes o porqué. Existe mucha liviandad de la justicia ante el accionar de estos abogados poderosos, que acceden a estos cargos sólo para enriquecerse, aunque cobren dinero ilegalmente y aún hasta violando la ley, No les importa nada la gente. Para mí, están en juego todos mis bienes conseguidos durante toda una vida de trabajo y también mi propia vida y mi salud. “Me imagino una persona que queda emiplégica, que por tener 2 tarjetas de crédito con montos mínimos y una hipoteca ya pagada en gran parte, lo dejen en la calle, todo por no pagar los honorarios del Dr. Ernesto Naveyra. Con este tipo de personas estoy luchando. Si tenés un crédito en el Banco Nación, no te vayas a enfermar y menos a quedar en situación de discapacidad. No le deseo a nadie, que pase por lo que yo estoy viviendo a diario.

Quiero aclarar que por la Resolución 9/2004 de Defensa del Consumidor y la Resolución 35678/2010 de la SSN, el Banco Nación por el artículo 13° de la citada, debió ampliar la cobertura incluyendo Discapacidad Total y Permanente de todas las pólizas de seguros colectivos (tarjetas de crédito) a partir del 1/8/2011 y de los hipotecarios a partir del 02/05/2011. En caso de optar por no hacerlo, debe asumir el riesgo por los créditos no asegurados, ya que solamente el Banco podía tomar esa decisión y no el asegurado, pues esta norma se dictó justamente para proteger los intereses del Banco por este tipo de siniestros, por lo cual es el Banco el beneficiario de estos seguros.
Como negligentemente, no ampliaron las pólizas que cubrían mis créditos, y siguiendo su tradición de no respetar ninguna norma, quieren que yo, como consumidor y discapacitado, me haga cargo de pagar esas supuestas deudas. Quieren que pague por su incapacidad y sus errores. Sus funcionarios, no saben ni las normas que rigen su accionar, dictadas justamente para protegerlos de siniestros como en mi caso y/o para evitar abusos, en el cobro de gastos y seguros que habitualmente cobran estas Instituciones Bancarias.

EN MI CASO NO DEBO PAGAR NADA, como lo asumieron otras instituciones financieras, quienes cancelaron el saldo de mis deudas, por esta normativa vigente que mencioné. El Banco Nación no sólo no respetó mis derechos, sino que tampoco, asume la responsabilidad que le compete por no adherirse a las normas que lo benefician como institución financiera. Además, en forma malintensionada, el Dr. Ernesto Naveyra por cada pequeña deuda me inició 3 juicios distintos, embargándome así mi único vehículo (por $ 3999), mis bienes del hogar y mi única vivienda. Yo me pregunto: ¿eran necesarios tantos juicios que son por montos muy pequeños comparados con lo que han embargado?. Claro, para poder apretar a una persona, hay que ir por todo. Además cuando se iniciaron estas demandas, yo nunca había recibido del banco, ni siquiera una invitación u ofrecimiento de plan de pagos, nada que arruinara su negocio. Existe un entramado, armado para cobrar honorarios a gente enferma y/o desesperada, que ante la posibilidad de perder todo, les paga lo que ellos quieren. Ese es el Banco Público que ayuda a los Argentinos.

Apenas me enteré de la iniciación de los juicios y hasta la actualidad, realicé varias propuestas al Banco: el 13/08/2013; 12/02/2014; 28/03/2016; 03/06/2016; 08/09/2016 y 17/07/2017 manifestando desde siempre, mi voluntad para terminar con estos juicios, pero no me aceptaron ninguna, es más me contestaron sólo en una oportunidad y muy vagamente, porque estab de por medio la Dirección de Defensa del Consumidor. El Banco NUNCA propuso nada.

Si bien yo ya inicié en el año 2015 juicio ordinario que se tramita también en el Juzgado Federal N° 2 Secretaría N° 3 de Mendoza bajo el N° 8675/2015, espero ansioso que la Justicia falle sobre la cuestión de fondo, y haciendo respetar al Banco Nación las normas mencionadas y mis derechos como discapacitado, porque de lo contrario esta gente me va a dejar en la calle, ante la mirada y sin hacer nada, de la justicia. Estas normas se dictaron justamente, para proteger a cualquier compatriota que quede en situación de discapacidad total y permanente.

Hoy me encuentro con mi único vehículo que uso para atención de mi salud, secuestrado por el Banco Nación, ilegalmente porque el procedimiento se realizó en forma irregular, cosa que no entiendo del Juzgado interviniente.(me lo secuestraron aún habiendo pagado). A pesar de que 10/10/2017 la juez del Juzgado Federal N° 2 ordenó su restitución, todavía no me lo devuelven, amén de todos los escritos que he presentado.

Ruego a Dios, que el Juzgado que tramita el caso, ponga freno a esta situación, emitiendo fallo inmediato sobre la cuestión de fondo, para terminar con este negocio de estos funcionarios inescrupulosos, que hacen negocios, con los cargos que temporariamente ostentan.

He tenido que recurrir a varios organismos oficiales, a la prensa y hasta la Presidencia de la Nación, para que alguien me ayude ante tanto abuso de poder. Pero quien me puede realmente ayudar, y hacer justicia realmente, es el Juez del Juzgado Federal N° 2. Espero así sea por el bien de todos.

Por este medio quiero que todos se enteren de las redes de negocios que hábilmente ha tejido esta gente. Si queremos un país distinto, la justicia tiene que hacer su labor y en forma urgente.

 

Oscar Naselli