Unidos por el espanto

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppEmailPrintBookmark/Favorites

Hace años que nadie ha podido mostrar el espectro político unido detrás de alguna causa -y hubo algunas que lo merecieron-. Sin embargo, lo que parecía imposible dejó de serlo: el repudio al fallo contra los imputados en el caso Marita Verón, exculpándolos de todo cargo, causó general estupor.

pag.16 a Desde el oficialismo, la propia presidenta Cristina Kirchner reclamó una “democratización de la justicia”, mientras el titular del bloque de diputados, Agustín Rossi, sostenía que “así como los diputados y senadores y hasta los periodistas pueden ser interpelados, los jueces también deben ser susceptibles de lo mismo”.

Al mismo tiempo, el macrismo porteño calificó como “una vergüenza” el fallo de la justicia tucumana, según lo señaló la vice jefa comunal María Eugenia Vidal: “Queríamos un fallo contundente para todo el país en contra de la trata”, señaló.

La Unión Cívica Radical, por su parte, además de calificar de escandalosa la sentencia de la Cámara Penal de Tucumán, consideró que “han degrado a la justicia tucumana, es una burla hacia toda la sociedad”, manifestó el Comité Nacional.

Desde Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas expresó su conmoción “por el criminal veredicto absolutorio”.

El Dr. Carlos Bonicatto es presidente de la asociación de Defensores del Pueblo, representando él específicamente a la Provincia de Buenos Aires. Esta es su opinión profesional sobre el tema.

 

Noticias & Protagonistas: ¿Qué cruzó por su mente cuando escuchó el fallo?

Carlos Bonicatto: Para nosotros es una gran preocupación, tal como lo expresó la gente y las diferentes instituciones. Lo que hay es una comprensión de que un fallo de esta naturaleza significa un retroceso en la lucha contra la trata de personas, la esclavitud moderna de una crueldad inenarrable. Si analizamos lo que fueron los 10 años de la vida de la mamá de Marita Verón, es increíble la tensión, el sufrimiento, la búsqueda y la imposibilidad de encontrar una salida.

 

N&P: ¿Es posible que no midan el daño que se le hace a todo el sistema?

CB: O no lo miden, o no les importa. Porque esto genera descreimiento en las instituciones. Creo que fue muy bueno que desde lo político, todos tomaran conciencia de la gravedad de la sentencia; es muy difícil la lucha, pero hay que construirla todos los días. Tanto de manera personal, como con los defensores del pueblo de todo el país, estamos muy consternados y nos manifestamos abiertamente en contra del fallo que creemos, anticipándonos, que no es cuestión de echarle la culpa a la instrucción. Esto no empezó ahora.

 

N&P: ¿Cómo es el tema de que la ley a aplicar es posterior a los hechos del caso?

CB: La ley permite interpretaciones diferentes. No sólo es ceñirse a la ley de trata de personas; no, el tribunal tiene posibilidad de generar jurisprudencia, de hacer interpretaciones. Esa consideración tan estricta de decir que fue mal enfocado, no nos parece suficiente cuando analizamos un delito de esta magnitud, de explotación del mundo moderno. No puede superarse un delito tan aberrante sólo por formalismos; aun a partir de testigos podrían impulsar investigaciones. Hay que tener en cuenta lo formal, pero el juez debe buscar justicia sin afectar los derechos de nadie. Además, estas personas están claramente vinculadas a la prostitución.

 

N&P: En Mar del Plata tenemos 18 mujeres secuestradas y ningún caso esclarecido. Son 18 “Maritas” que no han tenido una Susana Trimarco. Un fiscal federal, García Berro, llegó a decir que él consumía prostitución y vino a defenderlo Ricardo Gil Laavedra… ¿No hay mucha hipocresía en todo esto? Incluso, hay una segunda negación de justicia cuando impiden que todos conozcamos los fundamentos 

del fallo tucumano.

CB: Es verdad, no conocemos los fundamentos. Ya se traducen algunas opiniones sobre que se consideraron “no audibles” los dichos de las mujeres porque eran prostitutas. No sé si es cierto o no, pero de serlo, es una barbaridad. El juez puede tener elementos de los datos que recibe en las audiencias, y puede generar una nueva investigación que le pueden permitir no abandonar el caso. Hay que tener actitud, la de investigar hasta último momento.

 

N&P: Vuelvo sobre el caso García Berro, hoy fiscal en San Martín. En una reunión de jueces federales, uno de ellos, Roberto Falcone –actual titular del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata-, dijo que todos alguna vez anduvieron con prostitutas… ¿No resulta inaceptable para un magistrado?

CB: Tener una actitud complaciente con la prostitución es juzgar con liviandad la estructura tenebrosa que hay detrás. Este caso llegó hasta acá porque esta mujer tuvo una gran capacidad de lucha, si no estaría olvidado. Estaba leyendo la prensa escrita,  lo digo con dolor, y veía las manifestaciones; pero Trimarco sigue estando sola. Porque dentro de unos días, el tema pasó. ¿De qué sirve hablar de juicio político? La extraordinaria presencia de la mamá de Marita nos interpela a todos como sociedad.

 

pag.16 b

N&P: Hay periodistas más ocupados en la visita de Federer y en el llamado de Michelle Obama. A veces, el desconcierto ante la mediocridad es enorme…

CB: Lo que sí me pareció importante es que la Presidenta tenga una preocupación concreta, porque desde allí pueda generar acciones fuertes que serían posibles, porque reacciona la estructura del Estado. La Corte Suprema empieza a recomendar un trabajo diferente a los jueces. El tema es ver con qué credibilidad se hizo la investigación, todos los abogados sabemos que esa es un área terrible. En Buenos Aires estamos viendo de tratar el tema de construir una policía judicial. No hay que echarle toda la culpa a la policía, hay gente equivocada en todos lados. Pero hay que construir una ética social diferente. Si todos consumen prostitución, el negocio sigue. Saliendo en los subtes o en paradas de micros, hay papelitos pegados ofreciéndola.

 

N&P: En New York hay taxis con publicidad sobre clubes de prostitución vip. En nuestro país, el programa de Tinelli que directamente vende prostitución es de lo más visto. Es un tema global de conducta humana, y un negocio fabuloso para unos pocos en perjuicio de toda la sociedad, que potencial o fácticamente, vive en riesgo.

CB: Susana Trimarco generó una revisión de cómo estamos trabajando en la investigación, en la reconstrucción del proceso que viven las víctimas. Hay chicas universitarias que venden su cuerpo. Una cosa es quien se cosifica a sí mismo, y otra son las obligadas a hacerlo. Pero hay que analizar el consumo: yo no entiendo cómo para vender un auto me ponen una mujer desnuda al lado.