Sólo fotos y discursos

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppEmailPrintBookmark/Favorites

El esquema de tercerizaciones e intermediaciones que provocó en los años 90 el vaciamiento de la obra social de jubilados y pensionados (PAMI), de la mano de personajes nefastos como Víctor Alderete y Matilde Menéndez, sigue teniendo plena vigencia en la era kirchnerista.

pag.3 aEn IOMA ese esquema está adquiriendo cada vez mayor protagonismo; hay denuncias sobre pagos de sobreprecios en las prótesis de hasta 400%. Mientras tanto, se tramita ante la Fiscalía de Delitos Complejos de La Plata una denuncia sobre la existencia de pacientes fallecidos que, meses después de su deceso, seguían figurando como receptores de drogas oncológicas de altísimo costo, otorgadas por la obra social.

Una parte de la sobrefacturación estaría destinada a sostener este esquema trucho de auditorías, mediante el cual se “blanquea” la corrupción.  En la denuncia se incluyen otras  irregularidades que se realizan en el IOMA, entre ellas los negocios oscuros con las prótesis. El sistema en cuestión está destruyendo a la obra social, según nos dice el doctor Idelmar Seillant, presidente del Sindicato Único de Profesionales Trabajadores y Técnicos del IOMA, con quien mantuvimos el siguiente diálogo.

 

Noticias & Protagonistas: ¿Qué es IOMA y cómo funciona?

Dr.Idelmar Seillant: IOMA es una obra social, la más grande del país en prestaciones médicas; si bien la primera por tamaño es PAMI, en prestaciones lo es IOMA. Tiene dos millones de afiliados, trabajamos 2.500 personas en todo el país, y maneja un presupuesto de $ 8.124.000 para el 2013, equivalente al de tres o cuatro provincias. Pero al mismo tiempo, es una de las obras que menos trabaja en prevención, por un tema político. Nosotros formamos una organización interna debido a la gran corrupción existente, para darle a la institución un fin científico y epidemiológico, y para averiguar en qué se gastan los recursos. Como no tuvimos respuestas formamos un sindicato, y desde allí llevamos a la justicia denuncias complejas.

 


“El sistema es perverso por todos lados”.

 

 Idelmar Seillant

N&P: Se sabe que hay muchos atrasos en los pagos, amenazas de funcionarios en caso de denuncia, medicamentos que “se entregan” a pacientes ya fallecidos, faltante de remedios para HIV y para diabetes. Concretamente, ¿qué está pasando?

IS: El año pasado avisamos que había pacientes con cáncer ya fallecidos a los que se les seguía prestando un tratamiento muy caro; esa denuncia abrió una serie de puntas más. La semana pasada hubo no menos de 700 denuncias de afiliados que están en un régimen de tratamiento de enfermedades crónicas, por incumplimiento de normas institucionales, y por un arreglo para que cuatro laboratorios se queden con todas las drogas de la provincia de Buenos Aires. Este sistema junta esos laboratorios que entregan las drogas de cáncer y HIV a todos los pacientes afiliados. Hace 25 días, se había cortado la distribución.

 

N&P: Es enorme no sólo el costo social sino también por el de morbilidad que aparece en los pacientes, más la angustia por el riesgo de vida.

IS: Como todas estas locuras que aparecen en la sociedad, nosotros advertimos un grado enorme de corrupción, porque hay vidas en juego, y además epidemiológicamente no se consideraron los daños. Nos pareció muy duro que nadie, salvo nosotros y los pacientes, hubiera denunciado. Nos hubiera gustado ver abogados, diputados, colegios, Facultad de Medicina, médicos agremiados, pero todos están como extasiados o en un letargo ante lo que pasa. Eso partiendo del punto de vista del trabajador y defendiendo los recursos, porque esta extorsión a los profesionales en la que si uno viene a cobrar un cheque tiene que dejar un porcentaje, y si vos hablás no sos más prestador, la venimos sufriendo desde hace mucho. Es muy cobarde el prestador de IOMA, porque no denuncia y entra en una corrupción secundaria que mantiene el sistema, daña los recursos y a los pacientes.

 

N&P: ¿La corrupción forma parte del ADN del servicio médico en el país? Se conocen acuerdos por pagos, cápitas, remedios, y lo grave es pensar que eso es casi lo natural…

IS: Nosotros tenemos que comprometer a los directivos de colegios médicos, a las agremiaciones, a los decanos, a todos los que forman parte del sistema. En este caso hablamos de una obra social que trabaja con empleados administrativos muy calificados, profesionales con su ética y su nivel científico acorde. Yo doy fe y los defiendo, pero los que no son así son los políticos y sindicalistas que desde hace 20 años llegaron para llenarse de dinero, dañando a la sociedad y a la obra social en su conjunto.

 

N&P: ¿Por qué no votar una ley de enfermedades catastróficas como tiene Uruguay?

IS: Yo estoy de acuerdo con lo de la ley similar a la de Uruguay. También en este país existe una forma berreta de hacer política en salud: hay diputados que viven creando leyes de salud nuevas; ahora sacaron una para los celíacos, otra de discapacidad, de diabéticos, de obesidad, pero nadie cumple con la ley madre, que es la de Salud para Todos.

 

N&P: No podemos hacer una ley para cada enfermedad…

IS: Pero hay un grupo de “vivos sociales” que cree que con eso logran algo, aunque después nada se cumpla. Las leyes de discapacidad y de diabetes son viejas, pero cualquiera que sufra alguna de estas situaciones en la provincia, si le preguntan si se le cumplen las normas de rehabilitación, prevención, prótesis, etc., van a decir que no. Y también le comentarán que cada trámite lleva mucho tiempo, o necesitan un abogado, una cautelar, un juez. Volvemos a lo mismo. Me llamaron del Senado y hablamos de salud, porque no tiene precio pero tiene costo. Hay que analizar que tenemos costos de pobreza: en el hospital público no los tratan porque no tienen con qué.

 

N&P: Nos pasó en Mar del Plata con el aire acondicionado de los quirófanos, y con un hombre que murió porque lo hicieron esperar nueve meses por una válvula cardíaca…

IS: Soy especialista en clínica, trabajo socialmente y critico el sistema: no existen médicos de familia, no se protege al afiliado, sólo es un modelo economicista sin sentido humano, olvidando parte del juramento hipocrático. Si uno se plantea la salud como la ve el ministro de la Provincia, es sólo para la foto y el discurso. Pero la salud debe plantarse para lo que sucederá dentro de 15 años: estamos perdidos si pensamos sólo en mañana.

 

N&P: ¿Ustedes presentaron en 2011 una denuncia de que en IOMA entregaron medicamentos a personas fallecidas?

IS: Está radicada en el juzgado 8 de La Plata del Dr. Paolini, el instructor es el fiscal Lavié. Es un delito complejo que abarca no sólo el estado de los pacientes que han recibido droga estando muertos, o no recibieron la droga recomendada; por ejemplo figuran drogas dadas que nunca fueron utilizadas en tratamiento, con un precio de 40 a 50.000 pesos cada una. Hay denuncias de internación domiciliaria que no se cumple, el servicio de asistencia profesional de enfermero no existe, al menos en la mayoría de los casos. Hay 11.000 internaciones de ese tipo. Y delitos complejos con las prótesis que IOMA paga 400 o 500% de más, hay que hablar con una empresa de ortopedia, y se comprueba fácilmente.

 

N&P: Se dice que hay coimas con prestadores de Estados Unidos, y muchas cosas que los médicos conocen y dejan pasar. ¿Es así?

IS: El sistema es perverso de todos lados. Nosotros no somos jueces ni queremos nombrar a los corruptos, de eso se encargará la justicia. Pero queremos que haya transparencia en el sistema público, que participen los dueños del servicio, que son los afiliados. Cada político que llega a IOMA no tiene experiencia, entonces los dos primeros años malversa recursos, y los dos siguientes entra en la corrupción. Son muy pocos los que entraron a cumplir una función social.

Más por menos

pag.3 bAl analizar los números del presupuesto del IOMA de los últimos años, surge que es una de las áreas de la administración pública que más incrementó sus recursos. De hecho, en 2013 se le destinará 32% más que el año pasado. El contraste con otras áreas sensibles del Estado provincial es muy marcado ya que, por ejemplo, el presupuesto de Desarrollo Social se redujo en varios millones de pesos. Entonces, en momentos en que los servicios de la obra social son cada vez más precarios, la pregunta cae de madura: si hay más plata, ¿por qué ofrece peor servicio?

Se sabe que actualmente los proveedores de prótesis están firmando un convenio muy controvertido -cuyas autoridades intentaron mantenerlo en secreto- por el cual una serie de firmas y entidades intermediarias se queda con el 6% del valor de cada implante, por tareas administrativas y de auditorías. Estas intermediarias estarían ligadas a dirigentes de UPCN y a empresas proveedoras. De esta manera, los actores del negocio se controlan a sí mismos, mientras son dejados de lado los auditores médicos de carrera, que forman parte del staff de la obra social y que tiene a este tipo de convenios como un lugar prohibido.

El 2% del valor de la prótesis se debe destinar a la empresa Kotao SA para que lo aplique a recibir las solicitudes de insumos protésicos de las clínicas y sanatorios, y otro 2% lo retendrá la entidad encargada del pago, sobre los importes liquidados por los insumos provistos por la empresa a los establecimientos. Se trata de un beneficio que se terminan quedando las asociaciones de clínicas. Por eso, se terminan controlando a sí mismos.

Hay gente que me mira cuando hago estas denuncias, no se da cuenta de que queremos mejorar el sistema que hoy, con los políticos, funciona igual que antes con los militares. Me duele decirlo, pero los convenios con IOMA en los últimos 13 o 14 años no favorecen la prestación, sino los negociados”, sentenció el doctor Seillant con absoluta convicción.